La capsulitis es la inflamación de la articulación. Esta inflamación  provoca un edema localizado que puede ser debida al estrés continuo de las articulaciones metatarsofalángicas, por un exceso de fuerzas reactivas del suelo, traumatismo en dicha articulación o incluso por una luxación de la articulación MTF.

Si comparamos ambos pies, observamos que el pie izquierdo (imagen 2) tiene un antepié morfológico siguiendo una línea continua. En el caso del pie derecho, observamos una forma más cóncava justo bajo la cabeza de 2º-3er metatarsiano (zona señalada). En este caso, el paciente es deportista y está en una fase aguda por una rotura de la placa plantar.

El dolor en esta patología es más plantar y no tan dorsal.

Además, el paciente refiere mayor dolor cuando anda descalzo. Si observamos la forma, nos daremos cuenta que la zona hinchada será la primera en tocar en la fase de apoyo medio y de despegue digital cuando camine. Este edema provoca que aumenten las fuerzas reactivas del suelo en la estructura lesionada, lo que provoca que se lesione aún más la zona dañada.

Otro problema que resulta de la persistente sinovitis de la articulación metatarsofalángica es la inestabilidad articular provocada por el aumento de edema (líquido) intraarticular. La capsulitis crónica de esta articulación causará que los ligamentos capsulares lleguen a estar elongados, lo que puede conducir a una inestabilidad en la articulación, es decir,  un Síndrome de Predislocación MTF o dedo flotante.

Tratamiento Pautado

Crioterapia. Frío local en la cara plantar de la articulación 15-20 minutos 3 veces al día

Fixtoe. para descargar la zona de dolor a modo de herradura para evitar el apoyo de la zona inflamada. También al conseguir la corrección de la deformidad digital permitimos descomprimir la capsula articular, dar apoyo a los dedos del pie para repartir cargas, y que las cabezas metatarsales no sean las que más carga soporten.

Esta combinación funciona conjuntamente para mejorar la sintomatología de nuestro paciente, desapareciendo así el dolor articular y evitando la evolución de una posible desviación del dedo.